«La fotografía no es deporte vulgar, sino ejercicio científico y artístico de primer orden y una dichosa ampliación de nuestro sentido visual. Por ella vivimos más, porque miramos más y mejor. Gracias a ella, el registro fugitivo de nuestros recuerdos conviértese en copiosa biblioteca de imágenes, donde cada hoja representa una página de nuestra existencia y un placer estético redivivo.

Y es algo más. Constituye también medicina eficacísima para las decadencias del cuerpo y las desilusiones del espíritu; seguro refugio contra los golpes de la adversidad y el egoísmo de los hombres. De mí sé decir que olvidé muchas mortificaciones gracias a un buen cliché, y que no pocas pesadumbres crónicas fueron conllevadas y casi agradecidas al dar cima a feliz excursión fotográfica

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL: «Los encantos de la fotografía», en La fotografía de los colores, 1912.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Tradiciones perdidas




2 comentarios:

VENTANA DE FOTO dijo...

El tiempo evoluciona y ahora en las labores del campo es raro ver un animal. Los tractores, la mula mecánica...han sustituido el trabajo de los animales. Tus fotografías no son frecuentes de ver en la actualmente.
http://ventanadefoto.blogspot.com/

Gloria dijo...

Que buenas fotos tan llenas de luz y color. Desde luego ya no se ven estos animales para las labores del campo, ahora esta todo muy mecanizado.

Un abrazo.

Publicar un comentario

Publique sus comentarios, gracias por mostrar su opinión e ideas en este blog.